Drones para controlar los viñedos, la última moda en la viticultura


Terraview es una startup especializada en el procesamiento de imágenes de viñedos fundada en 2018 cuyo objetivo es ayudar a los viticultores a mejorar el rendimiento de sus vides. Presente en Francia e Italia, Terraview acaba de llegar a España (solo lleva unos meses) con una plataforma de software propia que combina el uso de drones, capaces de capturar imágenes de alta calidad sobrevolando la viña; y la realidad virtual, que permite evaluar el estado de la misma desde de una tablet o móvil.
Esta startup nace, explica Prateek Srivastava, consejero delegado y cofundador de Terrawiew junto con Piyush Harsh, “porque nos dimos cuenta que este sector tenía mucho que mejorar y en el que la tecnología podría desempeñar un papel clave.
Analizamos la necesidades de este tipo de cultivo y vimos que el rendimiento estaba por debajo de su potencial”.
Viñedos desde el aire
Terraview emplea avances como la tecnología machine learning, que analiza datos de varias fuentes como aviones no tripulados, satélites e incluso tabletas. “Este sistema permite a la bodega o al agricultor obtener información en tiempo real sobre los niveles de humedad o de nutrientes, así como de la detección de plagas existentes o potenciales. También permite automatizar y acelerar los procesos, de modo que el agricultor pueda centrarse en los temas más importantes”, dice Srivastava. Srivastava explica que hay dos tecnologías clave para obtener y procesar esta información: “Por un lado están los drones equipados con avanzados sensores que captan imágenes de alta calidad mientras sobrevuelan el viñedo.
Además de crear mapas de humedad y vigor, los drones proporcionan información sobre infecciones fúngicas o bacterianas. Nuestro algoritmo patentado procesa las imágenes captadas por los drones para proporcionar al enólogo información clave para la toma de decisiones, como la de saber cuándo podrá anticiparse a futuras plagas. También permite tener un análisis aéreo y un informe de cobertura del dosel”. La segunda tecnología a la que se refiere Srivastava es la realidad aumentada, “que permite al viticultor evaluar la situación de cada cepa gracias a una tableta o smartphone, que muestra los datos e indicaciones a través de gráficos superpuestos a la imágenes.
Viñedos a vista de pájaro desde un globo
El software puede establecer puntos óptimos de poda y es capaz de detectar deficiencias de nutrientes a través de las variaciones de color de las hojas”. El consejero delegado de Terraview no entiende cómo España, “considerada como la cuna de la mejor tradición vinícola del mundo no aprovecha al máximo su potencial en términos de productividad”. Y pone un ejemplo: “España, gracias a las 960.000 hectáreas de viñedos cosechados,
el 13% de la superficie mundial, es el país con mayor cantidad de tierras dedicadas a este cultivo. Sin embargo, no es en absoluto el más productivo, porque obtiene seis millones de toneladas de uva al año, cuando China, que es un país sin gran tradición vinícola, alcanzó los 11,7 millones de toneladas de uva”. Un problema que, dice Srivastava, están en condiciones de solventar: “Con nuestra tecnología la industria del vino en España debería ser capaz de alcanzar un beneficio de al menos 70-100 millones de euros. La tecnología dará más eficiencia e impulsará no solo un mayor rendimiento,
Viñedos desde el aire desde un dron
sino también un aumento significativo de la calidad”. Srivastava piensa que existe un enorme margen de mejora “porque en la actualidad los cultivos españoles están desperdiciando hasta un 30% de su potencial”, al tiempo que destaca la excelente acogida que están teniendo en nuestro país “Ya hemos cubierto más de 2.500 hectáreas, con doce-quince clientes, y esperamos que a finales de este año lleguemos a más de cincuenta bodegas y cubramos de 10.000 a 15.000 hectáreas de plantación”. Terraview ofrece un tecnología respetuosa con el medioambiente empezando por sus drones, que funcionan con energía eléctrica, por lo que no contaminan. “También utilizamos sensores de lluvia, lo que nos permite hacer previsiones meteorológicas precisas y evitar el desperdicio de agua. Además, con el control de nuestra tecnología sobre los sedimentos y el suelo, los viticultores podrán evitar la aplicación de pesticidas que contaminan tanto el suelo como la atmósfera”, razona Srivastava

No hay comentarios:

Publicar un comentario