Las bondades del zumo de naranja en nuestra dieta




Tras el auge de las redes sociales y de los medios de comunicación online, es cada vez más común ver numerosas informaciones que tratan sobre diversos temas relacionados con la alimentación y la salud. En muchos casos son informaciones interesantes a las que quizá antes no podíamos acceder tan fácilmente pero, en otros, se trata de artículos que carecen de rigor científico y que, por tanto, pueden llevar a error al lector. Un ejemplo de ello sería el tema del zumo de fruta ya que existe mucho desconocimiento y dudas acerca de sus beneficios nutricionales, las diferentes categorías que existen en el caso de los zumos envasados, la legislación que regula su elaboración, cómo podemos incluirlos en el contexto de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, etc. Por todo ello, decidí participar en la elaboración del informe El zumo de naranja en la dieta mediterránea, porque me parece necesario aportar claridad y sentido común en lo que concierne a este alimento y a su perfil nutricional. Pero, antes de ahondar en salud y nutrición me gustaría resaltar que es esencial que el consumidor sea consciente de lo que consume y para ello hay que diferenciar entre un zumo de fruta 100 por ciento exprimido, un zumo a partir de concentrado y un néctar de fruta; estas son las tres categorías que están reguladas legalmente y en base a las cuales se puede denominar un zumo.
Matizar que, tanto el zumo de fruta 100 por cien exprimido como el que proviene de concentrado, no están autorizados a contener azúcares ni aditivos añadidos por lo que únicamente son fruta exprimida, envasada y pasteurizada y sólo contienen los azúcares que se encuentran naturalmente en la fruta de la que proceden. En el caso de la naranja, sus azúcares naturalmente presentes en la misma así como
Un buen zumo de naranja
en su zumo son la glucosa, la fructosa y la sacarosa. Así, 100 ml de zumo aportan 2,27-2,61 g de glucosa, 2,43- 2,47 g de fructosa y 3,44-4,06 g de sacarosa. En cuanto al perfil nutricional del zumo de naranja, decir que un 90 por ciento de su contenido es agua, y el 10 por ciento restante consiste en azúcares presentes de forma natural en la fruta, vitamina C, folatos, potasio y otras vitaminas, minerales y fitonutrientes. Respecto a esto me gustaría destacar que, aunque no es muy conocido y según datos de SGF Internacional, el contenido en hesperidina del zumo de naranja es mayor que el de vitamina C. De hecho, 100 ml de zumo de naranja aportan 52 mg de hesperidina, o 78 mg para una porción de 150 ml, mientras que el contenido medio de vitamina C es de 45 mg/100 ml. Diversos estudios científicos demuestran que la hesperidina tiene propiedades antinflamatorias, y que puede tener efectos beneficiosos para el funcionamiento microvascular (elasticidad y tono de los vasos sanguíneos). Además, si comparamos el zumo envasado con el zumo de naranja hecho en casa, se registra una cantidad de hesperidina unas tres veces mayor en el plasma después de la ingesta recomendada de zumo de naranja envasado, ya que su contenido en hesperidina es mayor debido a un proceso de exprimido más eficiente. Por otro lado, 150 ml de zumo de naranja aportan 62 kcal, lo que supone un 3% dentro de las 2.000 kcal diarias recomendadas. Además, es especialmente rico en nutrientes y no contiene "calorías vacías", ya que, por cada gramo de azúcar presente en el zumo de naranja, hay más de 20 mg de micronutrientes. Concretamente, una ración de 150ml aporta más del 50 por ciento de la ingesta de referencia de vitamina C. Con esto se puede alegar que el zumo de naranja es fuente de vitamina C así como de potasio y folato. Esto es así tanto en un zumo hecho en casa y en uno envasado aunque lo ideal es que en ambos casos se consuman con pulpa para así poder preservar el aporte de fibra de la fruta entera. Aparte de esto, con frecuencia existen dudas sobre el proceso de transformación del zumo de naranja y el contenido nutricional durante el procesado y la conservación. Los zumos envasados pueden ser sometidos a un tratamiento térmico (pasteurizados) o a presión para conseguir un producto seguro desde el punto de vista microbiológico.
Naranjo en Valencia
La vitamina C tiende a deteriorarse mediante la acción del oxígeno, y esta reacción indeseada se acelera con el calor. No importa si el zumo se exprime en casa o en fábrica. No obstante, los fabricantes procuran limitar la exposición del zumo al oxígeno y otros elementos para minimizar el deterioro de la vitamina C durante el proceso de pasteurización. Estudios llevados a cabo por AMC Juices y AMC Innova apuntan a que los niveles de vitamina C presentes en el zumo de naranja se mantienen muy por encima del nivel mínimo descrito de 12 mg/100 ml para poder hacer alegaciones de que un producto es "rico en" esta vitamina, incluso después de 56 días de refrigeración. Acabo diciendo que, la evidencia científica avala que el consumo de zumo de fruta 100%, ya sea envasado o exprimido en casa, no se asocia al desarrollo de obesidad ni de ninguna otra enfermedad de síndrome metabólico, como puede ser la diabetes tipo 2.
En definitiva, debemos apostar por llevar a cabo un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada en la que las recomendaciones de cinco al día se lleven a la práctica y que al menos, consumamos tres piezas de fruta al día de las cuales una puede ser un vaso de zumo de fruta de 150 ml sin ningún problema debido a todo lo expuesto anteriorment

No hay comentarios:

Publicar un comentario